David Bowie: Where are we now

Después de mucho tiempo habiendo dado por terminada la carrera musical de David Bowie, que había desaparecido casi totalmente de la vida pública, el mismo día de su 66 cumpleaños (8 de enero) me entero, gracias a los servicios informativos del Espía del Bar, que no solo acaba de sacar un nuevo single sino que el marzo saldrá a la venta un álbum con nuevas composiciones que, si bien es de suponer que estará ya bastante alejado de la energía que derrochaba antaño (la edad no perdona), espero que suponga un paso adelante más en la que ha sido una carrera musical carismática e innovadora, que ha marcado la vida de tantas y tantas generaciones (me temo que yo pertenezco a aquellos que han descubierto su discografía cuando ya era demasiado tarde, si bien mi querencia por este personaje nació cuando yo era bien pequeña).

David_Bowie (1)

El nuevo single, Where are we now?, como el resto de canciones que formarán The next day, han sido compuestas por el propio Bowie, aunque anuncian que aún no está claro si podremos disfrutar de una gira de presentación en los próximos meses. He leído que la vivienda que sale en el vídeo, rodado por Tony Oursler, es la misma que lo acogió durante su estancia en Berlín a finales de los setenta, cuando Bowie e Iggy Pop hicieron de la capital berlinesa su campo de batalla.

Y no me parece un símbolo accesorio este recurso del director para señalar un momento de la vida de Bowie que poco tiene que ver con la de aquel entonces: la música, dentro una línea melódica cuya base es innegablemente obra de este artista que, pese a haber probado y crecido en diferentes estilos, siempre se ha podido reconocer en los primeros compases; la misma voz fina y dulce que en sus primeros discos, pero tal vez con un tono menos desafiante y sí más nostálgica o conciliadora; su imagen, ya no andrógina ni extravagante, alejada de todo glam, sofisticación o dantismo: Bowie se muestra con la cara lavada, con sus arrugas, su cansancio, elegante en su pulcritud y en la madurez bien llevada, y nos abre un camino a la esperanza, en un momento en el que la necesitamos tanto.

Y es que el mundo no podía sobrevivir a un holocausto maya y no tener una nueva banda sonora de excepción con la que celebrarlo.