Excursión por Madrid

Ayer fuimos de excursión a Madrid, que es una de las cosas que más nos gustan porque siempre preparamos un montón de planes para aprovechar bien el día, aunque normalmente acabamos agotados después de tanto ir y venir a ritmo frenético, porque si hay algo que se nos da bien, y la gente con la que nos juntamos nos reprocha a menudo, es que caminamos ¡DEMASIADO DEPRISA! Y eso, lo queramos o no, acaba haciendo estragos a lo largo del día, por no hablar de los callos que se van formando en el meñique… (a mí, que él con sus zapatillas no tiene problema, pero ya sabéis que el índice de comodidad en calzado es inversamente proporcional a su gracia estética).

En Alcalá el día prometía ser cálido y soleado, pero a medida que nos acercábamos a la capital el cielo aparecía más y más nublado. De hecho, fue bajarse del autobús (nada de transporte privado, que estamos bastante concienciados con el ahorro energético y, además, preferimos gastar el dinerito en otros menesteres; véase: libros, comida y otros artefactos endiablados que almacenar entre mudanza y mudanza).

Lo primero fue dar un paseo, tomar unas cañas e ir a comer al restaurante thai Oam Thong, aunque hemos perdido varios puntos como bloggers y usuarios de instagram porque pasamos de hacerle fotos al restaurante ni a la comida. Descubrimos el sitio gracias a las ofertas de Groupon, con las que ya hemos visitado varios sitios bastante chulos y que tienen precios muy competitivos y, todo hay que decirlo, un gran servicio al cliente (tuvimos un problemilla con un restaurante que había cambiado de dueños y ya no aceptaban los cupones, y fue plantear la queja en el formulario de la web y la respuesta, con la respectiva devolución del dinero, fue cuestión de horas). De hecho, nuestro viaje a las Azores del año pasado lo contratamos a través de Letsbonus y además de salirnos muy majo de precio, no tuvimos ningún problema durante el viaje y el hotel era una maravilla, en pleno centro de la capital, Ponta Delgada (de hecho, este año no nos cogemos la oferta para visitar otra de sus islas  -Terceira, la que está mejor conectada vía ferry para visitar el resto- porque no sabemos en qué fechas tenemos las vacaciones este año, que si no…).

pollo al curry

Pollo al curry Jambalaya de los que nos marcamos en casa.

De lo que pedimos, todo a compartir para poder probar una variedad mayor de los platos que podíamos elegir en la oferta, lo que más me gustó fueron los satay de pollo (los trocitos de pollo están marinados con especias y leche de coco y los hacen a la barbacoa a modo de pinchitos, pero lo que le da el toque más especial, y los hace deliciosos, es la salsa de cacahuetes con la que van servidos, y que intentaremos replicar en breve) y las verduras al curry amarillo, aunque en mi opinión la textura de cada tipo de verdura no estaba especialmente bien conseguido.

Después fuimos de cabeza al Retiro, un lugar muy especial de Madrid que me gusta más y más con cada visita y, como todavía faltaba un rato para que abrieran las casetas de la Feria del Libro, decidimos cotillear en el Palacio de Velázquez a ver qué nos tenían preparado los del Reina Sofía. Y la verdad es que nos sorprendió mucho, para bien, así que esta misma semana os hablaré de la exposición de Cildo Meireles con más detalle porque merece la pena visitarlo, que además la entrada es gratuita. Una de las pocas cosas que van quedando gratis en Madrid, ahora que Caixa Fórum ha empezado a cobrar 4 euritos por visitar sus exposiciones.

Al salir, directos al Palacio de Cristal, al que no llegamos a entrar porque ya habíamos visto la exposición de Mitsuo Miura (¡y olé!) y que por cierto, no nos gustó nada de nada, tuvimos una magnífica visión, puro arte contemporáneo no sé si en el mejor o en el peor de los sentidos, pues al otro lado del lago estaba medio tumbada, pero mostrándose abiertamente, como si hubiera salido un esplendoroso sol y quisiera capturar toda su energía, una señora que no bajaba de los sesenta años ni de los noventa kilos, con sus luminosas carnes a la intemperie, recibiendo las gotas de lluvia que entonces empezaban a caer, sonriendo a todo aquel que se atreviera a mirarla. No sé qué hacía ni cuál era su motivación para exponerse de aquella forma, que yo desde luego no sería capaz de ejecutar, pese a la hermosura de su seguridad y calma, pero me dio mucho que pensar…

Y vaya, que esto me está quedando muy largo y es un poco tarde, así que la visita a la Feria del Libro os la cuento mañana, que también da para largo…

Ciclogénesis explosiva

Fue el tema del fin de semana sin duda. Al menos por lo que decían por la tele, porque si bien parece que en otras regiones de Europa, y muchas de España, este temporal ha hecho bastantes estragos, aquí no solo no ha dejado más que un poquito de frío, ni siquiera comparable con el que hizo la semana pasada, sino que hasta dejó un dominguito de sol. Eso sí, el vientecito no fue ninguna broma y dejó mi pelo desastroso, porque con lo fino que lo tengo me lo enreda endemoniadamente.

Eso sí, el fin de semana la gente parece que se lo tomó bastante tranquilo, por si las moscas:

Sesión en el Flamingo

El viernes fuimos al Flamingo porque Dj Un cuchillo en tu espalda, aka Dr. Love, pinchaba una sesión muy loca de temas punk, garage, rock (también español, aunque algunos no se dieran cuenta al principio… jeje), entre los que destacaron algunos clasicazos  de Jerry Lee Lewis o Chuck Berry, y se permitió hasta el lujo de pinchar un temazo de Boris Vian acompañado por Magali Noel:

ciervo redentorAunque la verdad es que aunque sonaba de puta madre al final me recogí pronto, antes de las dos, porque con este vicio mío de madrugar entre semana para llegar al curro a una hora decente soy incapaz de darlo todo los viernes y casi me quedo dormida encima de la barra. Menos mal que Pepe es un amor y por lo menos me enciende el Ciervo Redentor, que siempre es un gran estímulo para no quedarse dormida, porque tener semejante imagen ante las narices siempre da qué pensar, no le vaya a dar por salirse del camafeo de neón que contiene sus ansias de evangelizar a los perros de la noche.

Cine a precios populares

Al principio incluso intenté socializar, pero pronto quedó demostrado que no estaba para muchas historias. Eso sí, me quedo con la recomendación del sr. Juanca sobre las ofertas que tienen los jueves en los Multicines Cuadernillos (que podéis consultar semanalmente en esta página) y que consiste en que puedes ver varias películas que ya llevan alguna semana en cartelera POR SOLO 3 EUROS. Que digo yo que por este precio da igual el título por el que te decidas. Podemos volver a ir al cine por el placer de hacerlo, que siempre es un gustazo, sin tener que estar valorando escrupulosamente si merece la pena gastarse el dinero en según qué películas… Yo creo que esta semana, si no se me lía la cosa en el trabajo, igual me decido por El artista y la modelo (a las 20 h) o Las sesiones (a las 20.45 h). Además, si lo pedís os dan un cupón que os van rellenando cada vez que asistís y la décima sesión os sale gratis.

Lo peor de todo es que quedan un poco aislados de la ciudad y si no dispones de coche, pierdes toda la tarde nada más que para llegar y volver al centro comercial. Una pena que en una ciudad como Alcalá de Henares, que aspira en vano a convertirse en un referente cultural, no haya salas de cine por el centro

Sábado comodón

El sábado, previendo que la gente iba a estar igual de animada que el viernes (es decir, muy poco en general) y esperando a que por fin llegara la tormenta perfecta a nuestra excelentísima y noble aldea, decidimos mejor quedarnos en casa calentitos y sin tener que emperifollarnos para estar monérrimos (esto va más por mí que por Dr. Love, que no lo necesita): esto es, en vez de medias, faldita y camisita de tirantes, o en su defecto un vestidito ceñido y con vuelo, el uniforme fue mucho más cómodo y calentito. A los que no lo hayáis hecho ya: poned un forro polar en vuestras vidas, ¡no os arrepentiréis!

Y como los mayores placeres de la vida son precisamente los momentos sencillos que compartes con la gente a la que quieres, nuestro sábado fue simplemente maravilloso. Cenita para llevar de Casa Tang (rollitos de primavera, empanadillas din-shun [o como quiera que esto tenga que escribirse] y tallarines de verduras), el que dicen que es el mejor restaurante chino de Alcalá aunque a nosotros lo que más nos gusta es su cercanía y lo simpática que es su dueña, aunque la pobre no tenga una idea muy clara de la duración del tiempo (pidas lo que pidas, siempre te dice que tardará diez minutos, aunque todos sabemos ya que nunca son menos de veinte…). Mientras cenábamos nos pusimos la de Holy Motors, que hacía tiempo holy-motors-Denis-lavant que queríamos verla y como terminó pronto, terminamos la noche con capítulos de la temporada pasada de Cómo conocí a vuestra madre, que el año pasado nos cansamos de verla porque parece que eso no avanza ni a tiros y después de unos meses de descanso nos hemos decidido a retomarla por la simple curiosidad de ver cómo acaba, aunque tenemos la esperanza de que se acabe esta temporada…