DOMINGVS CLIX

Atardecer de otoño
Emil Nolde 

**

Depende de quién pasa
que sea tumba o tesoro.
Amigo, no entres sin anhelos.

Paul Valéry

***

La danza corre el riesgo de disolverse si continúa narcisistamente contemplándose a sí misma. La danza contemporánea ha encontrado una renovadora vertiente abstracta y expresionista, ampliando así sus fronteras, dejando de ser un género teatral diferenciado, para constituirse en una manifestación más de los procesos de hibridación propios de la sensibilidad postmoderna. Las fronteras entre teatro, plástica, danza y literatura se difuminan en un espejo que le devuelve su imagen ampliada y, hasta cierto punto deformada de sus propios orígenes siendo y no siendo ballet, siendo y no siendo teatro, plástica, danza literatura e incluso filosofía.

Pina Bausch precozmente rupturista, testigo de una época desgarrada, donde con la devastación de los cimientos desaparece también el suelo de nuestras certezas más sagradas, se sitúa en la primera fila de la escena de avanzada, desde donde, reinventando el movimiento primigenio de la danza, reducida a los pocos movimientos posibles para una época crítica, actúa impulsada por un afán de acotar —en un ajuste de cuestas con las categorías impuestas del buen gusto y la belleza— los modelos canonizados del «cuerpo ideal» para mostrar una realidad heterogénea en la que el movimiento adquiere un enorme poder trasgresor.

Adolfo Vásquez Rocca, Pina Bausch; Danza Abstracta y Psicodrama Analítico

****

Quiero hacer contigo lo que la primavera hace con los cerezos.

Pablo Neruda

*****

EL ORIGEN DE LAS PALABRAS

Cacahuete: del náhuatl tlalcacahuatl y este de tlalli, “tierra, suelo”, y cacahuatl, “cacao”, cacao de la tierra. La terminación nahua -atl pasa al español como -ate (de tomatl se obtiene tomate; de ahuacatl, aguacate, etc.); así que lo que cabría esperar de cacahuatl es cacahuate o cacaguate y, efectivamente, la primera forma documentalmente atestiguada (en 1653) de la que tenemos noticia es cacaguate; pero una curiosa interferencia con el popular término alcahuete (hasta producir incluso la confusión: alcahué en Madrid y alcahuete en Cuenca se ha llamado, según Corominas, al ‘cacahuete’) le impuso su similicadencia. En cualquier caso, el cacahuete es una planta fibrosa, originaria de América que llega a medir de 30 a 50 cm de altura. Los frutos crecen bajo el suelo, dentro de una vaina leñosa redondeada que contiene de dos a cinco semillas. Al ser su fruto una cáscara leñosa sin pulpa, se lo considera un tipo de fruto seco. El cacahuete fresco contiene un 35% de proteínas y un 40-50% de grasas, y es un alimento verdaderamente nutritivo y calórico que se consume tostado y salado o cocido.

******

*******

Alargó el brazo para alcanzar el mapa de carreteras del salpicadero, pero lo detuvo un momento, desorientado, para explorar maquinalmente con la punta de los dedos, a lo largo de la prominencia del caucho, un vacío inesperado; y con aquel rápido y vivaz palpar de ciego, una iluminación le hizo percibir a la vez el sitio vacío y a Irmgard, que saltaba de pronto a su lado como si la hubiese tocado con una varita mágica, en aquella postura completamente desenfadada y varonil que a él le gustaba y que lo escandalizaba un poco, y a la que ella se dejaba siempre arrastrar cuando circulaban bajo el sol en medio de los campos; dejando resbalar la riñonada hacia la parte anterior del asiento, con la cabeza algo vencida hacia atrás, sacudiendo la mata de claros cabellos por encima del respaldo, igual que ropa colgando de un balcón, con las rodillas dobladas arremangando sobre los muslos el vestido de hilo, los pies desnudos en lo alto del salpicadero —oyó el ruido del gozoso tamborileo que, sin dejar de atender a la carretera, ejecutaba sobre el muslo desnudo y que acompañaba con el preceptivo “¡nada
decente!”— la réplica, no menos preceptiva, emitida con un mohín de colegiala redicha desde el fondo de la guarida de rubios cabellos enmarañados de donde sólo asomaba la punta de la naricilla, réplica con la que siempre le entraban unas ganas enormes de besarla.

Julien Gracq, La península

DOMINGVS CLIII

*

Mar de otoño VII
Emil Nolde

**

OCTUBRE, MES SIN DIOSES

Los japoneses piensan que éste es el mes-sin-dioses.
Lo celebran así. No aliteran octubre
con oro desprendido de los árboles frágiles,
ni con revoluciones que cambiaron la historia.
Octubre como tregua. Como ausencia de todo
lo que excede los límites. Así para nosotros
sea: liberación. Porque ya no se exhiben
los implacables dioses desnudos del verano,
los demasiados dioses, y falta todavía
mucho para que nazca el niño del invierno,
y más allá no alcanza la vista, desde este
mes de distancias, mes de lejanías,
imperfecto, logrado, fortuito. Que así
sea para nosotros. Sin los ocho millones
de dioses que se esconden en la ciudad o el bosque,
las escalas coinciden con nuestras estaturas.
Dejémonos llevar por los presentimientos.
Escribamos las cosas con las letras minúsculas.
Celebremos octubre por su ausencia de dioses.
Disfrutemos su nombre porque sólo es un número
de una serie truncada. Y olvidada. Es octubre.
Tenemos treinta días sólo para nosotros.

Juan Antonio González-Iglesias

***

Siempre que viene el tiempo fresco, o sea al medio del otonio, a mí me da la loca de pensar ideas de tipo eséntrico y esótico, como ser por egenplo que me gustaría venirme golondrina para agarrar y volar a los paíx adonde haiga calor, o ser hormiga para meterme bien adentro de una curva y comer los productos guardados en el verano o de ser una víbora como las del solojicO, que las tienen bien guardadas en una jaula de vidrio con calefación para que no se queden duras de frío, que es lo que les pasa a los pobres seres humanos que no pueden comprarse ropa con lo cara questá, ni pueden calentarse por la falta del querosén, la falta del carbón, la falta de plata, porque cuando uno anda con biyuya ensima puede entrar a cualquier boliche y mandarse una buena grapa que hay que ver lo que calienta, aunque no conbiene abusar, porque del abuso entra el visio y del visio la dejeneradés tanto del cuerpo como de las taras moral de cada cual, y cuando se viene abajo por la pendiente fatal de la falta de buena condupta en todo sentido, ya nadie ni nadies lo salva de acabar en el más espantoso tacho de basura del desprestijio humano, y nunca le van a dar una mano para sacarlo de adentro del fango enmundo entre el cual se rebuelca, ni mas ni meno que si fuera un cóndor que cuando joven supo correr y volar por la punta de las altas montanias, pero que al ser viejo cayó parabajo como bombardero en picada que le falia el motor moral. ¡Y ojalá que lo que estoy escribiendo le sirbalguno para que mire bien su comportamiento y que no searrepienta cuando es tarde y ya todo se haiga ido al corno por culpa suya!
César Bruto (Carlos Warnes), Lo que me gustaría ser a mí si no fuera lo que soy

****

Oh mia patria sì bella e perduta!
Va pensiero (música de Giuseppe
Verdi; libreto de Temistocle Solera)

*****

EL ORIGEN DE LAS PALABRAS
Sintoísmo: el sintoísmo es una de las principales religiones de Japón, practicada por unos 110 millones de nipones. Inusitadamente, el sintoísmo no fue fundado por un personaje histórico o mítico, no dispone de sagradas escrituras ni tampoco de un Dios o deidad central. Muchos de los japoneses que practican el sintoísmo también siguen otra religión y no se practica en ningún otro sitio fuera del país del sol naciente. La palabra que le da nombre está formada por dos caracteres chinos: 神道 (shin-to). El primero, shin, significa “dioses” mientras que el segundo, igual que el dao de los chinos, significa “camino”. Por lo tanto el sintoísmo es el “camino de los dioses”. Los japoneses escogieron utilizar un nombre chino para su religión porque en ese tiempo (alrededor del siglo VII), el chino era la única lengua que tenía escritura en Japón, ya que no se había desarrollado aún la escritura de su propio idioma. La frase que significa Shinto en japonés es, curiosamente, Kami no michi. El sintoísmo afirma la existencia de divinidades o seres espirituales (kami) que pueden encontrarse en la naturaleza o en niveles superiores de existencia. Este término, que constituye el concepto central del culto, ha llegado a aplicarse a cualquier fuerza sobrenatural o dios (como los tsunamis, el sol y la luna), hombres sobresalientes, antepasados deificados, “deidades que representan ciertos ideales o simbolizan un poder abstracto” y, más recientemente, hombres de negocios japoneses de éxito descomunal.

******

Va Pensiero en l’Opera di Roma
Dir. Ricardo Muti
(8:23 min)

El pasado 12 de marzo Italia festejó el 150 aniversario de su unificación y en esta ocasión se representó en Roma la ópera Nabucco, de Giuseppe Verdi, dirigida por el maestro Ricardo Muti.

Nabucco evoca el episodio de la esclavitud de los judíos en Babilonia, y el famoso canto “Va pensiero” es el canto del coro de esclavos oprimidos. En Italia, este canto es un símbolo de la búsqueda de la libertad (en los años en que se escribió la ópera, Italia estaba bajo el imperio de los Habsburgo).

Antes de la representación, Gianni Alemanno, alcalde de Roma, subió
al escenario para pronunciar un discurso en el que denunciaba los recortes del presupuesto de cultura que estaba haciendo el Gobierno, a pesar de que Alemanno es miembro del partido gobernante y había sido ministro de Berlusconi. Esta intervención del alcalde, en presencia de Berlusconi, que asistía a la representación, produjo un efecto inesperado.

Ricardo Muti, director de la orquesta, declaró al Times:
La ópera se desarrolló normalmente hasta que llegamos al famoso canto “Va pensiero”. Inmediatamente sentí que el público se ponía en tensión. Hay cosas que no se pueden describir, pero que uno las siente. Era el silencio del público el que se hacía sentir hasta entonces, pero cuando empezó el “Va Pensiero”, el silencio se llenó de verdadero fervor. Se podía sentir la reacción del público ante el lamento de los esclavos que cantan: “Oh patria mía, tan bella y tan perdida”.

Cuando el coro llegaba a su fin, el público empezó a pedir un bis, mientras gritaba “Viva Italia” y “Viva Verdi”. A Muti no le suele gustar hacer un bis en mitad de una representación. Sólo en una ocasión, en la Scala de Milan, en 1986, había aceptado hacer un bis del “Va pensiero”.

“Yo no quería sólo hacer un bis. Tenía que haber una intención especial para hacerlo”, dijo Muti.

En un gesto teatral, Muti se dio la vuelta, miró al público y a Berlusconi a la vez, y se oyó que alguien entre el público gritó: “¡Larga vida a Italia!”. Muti dijo entonces:

“Sí, estoy de acuerdo: “Larga vida a Italia”, pero yo ya no tengo 30 años, he vivido ya mi vida como italiano y he recorrido mucho mundo. Hoy siento vergüenza de lo que sucede en mi país. Accedo, pues, a vuestra petición de un bis del “Va Pensiero”. No es sólo por la dicha patriótica que siento, sino porque esta noche, cuando dirigía al Coro que cantó “Ay mi país, bello y perdido” , pensé que si seguimos así vamos a matar la cultura sobre la cual se construyó la historia de Italia. En tal caso, nuestra patria, estaría de verdad “bella y perdida”.

El público rompió a aplaudir. Muti prosiguió: “Yo he callado durante muchos años. Ahora deberíamos darle sentido a este canto. Les propongo que se unan al coro y que cantemos todos el “Va pensiero”. Toda la ópera de Roma se levantó. Y el coro también. Y comenzó uno de los momentos más increíbles que se hayan vivido en un teatro.

*******

Tiene fiebre en los cañones, no sirve. Nunca volvimos a oírle aquella frase hasta después del ciclón cuando proclamó una nueva amnistía para los presos y autorizó el regreso de todos los desterrados salvo los hombres de letras, por supuesto, esos nunca, dijo, tienen fiebre en los cañones como los gallos finos cuando están emplumando de modo que no sirven para nada sino cuando sirven para algo, dijo, son peores que los políticos, peores que los curas, imagínese, pero que vengan los demás, sin distinción de color para que la reconstrucción de la patria sea una empresa de todos.
Gabriel García Márquez, El otoño del patriarca