Lagunas en la red

Esta entrada la voy a dedicar a todos aquellos desaventurados que naufragan en este blog envueltos en un mar de dudas y, me temo, se quedan más o menos como estaban, porque es inexplicable la razón por la que Google los acerca hasta mí.

1. “no hay cubitos de hielo en francia”: Efectivamente, en Francia encontrar cubitos de hielo a la venta es una misión de alto voltaje.

2. “como actua el aceite en agua jabon”: Es bastante cabezón y se resiste a abandonar la fiesta.

3. “dualismo de felicidad y tristeza”: La puta montaña rusa v_^

4. “jaime sabines poemas eróticos”: http://amediavoz.com/sabines.htm

5. “personajes de la cosa mas dulce”: Tú lo que estás buscando es la escena del Glory Hole, no te engañes.

6. “roteñas desnuda”: Sigue rascando…

7. “catastrofe beckett”: De hecho, sí.

8. “situaciones de peligro con personas extraños”: Haz caso a mi padre y no te fíes de la gente que no bebe; algo tienen que esconder…

9. “chicas con ropa rosada”: ¿Qué fetichismo de mierda es ese?

10. “octubre mes sin dioses”: De buena tinta sé que dioses hay todos los meses (ver muestra más abajo), lo que pasa es que usté no sabe usar Google.

Ya a la venta los Dioses del Estadio 2013

La boda de mi mejor amiga

Ayer fui a ver La boda de mi mejor amiga, una película a la que le tenía ganas simple y llanamente porque me apetecía hacer algo de chicas, reírme con tópicos sobre preocupaciones y reuniones entre mujeres y ver ropa bonita y decorados cursis.

Con estas perspectivas y en compañía de otras chicas que buscaban exactamente lo mismo, ahora que nos tenemos que conformar con las repeticiones de temporadas desordenadas de Sexo en Nueva York (de la que se espera un precuela de la que nos podemos temer lo peor), puedo decir que la película no solo no me defraudó, sino que me gustó más de lo que esperaba.

Si bien es de esas películas que o las odias o te encantan, creo que el desencanto de muchos espectadores se debe a que La boda de mi mejor amiga, éxitazo previo en los EE. UU. mediante, se ha promocionado como la mejor comedia del año (que, para qué nos vamos a engañar, a menos que el resto sean muy malas, no creo que lo sea) y porque tal vez se habían puesto muchas expectativas en esta primera producción en la que Judd Apatow (que muchos siguen por sus comedias gamberras y algo salidas de tono como Virgen a los cuarenta o Todo sobre mi desmadre) se centra en protagonistas femeninas, dejando la dirección a Paul Feig y el guion en manos de dos pesos pesados de la comedia estadounidense como son Kristen Wiig (también actriz principal en la película) y Annie Mumolo, que fueron compañeras en la compañía de comedia improvisada The Groundlings antes de que la primera entrara en el 2005 a formar parte del reparto de Saturday Night Live.

Aquí un vídeo en el que Kristen Wiig y Maya Rudolph (su mejor amiga en la película) hablan sobre la concepción de la película y su experiencia durante el rodaje:

Entre las escenas más divertidas de la película están sin duda aquella en la que las protagonistas van a una tienda de vestidos de novia a elegir el traje de las damas de honor o en la del vuelo que hacen a Las Vegas y que resulta ser de lo más ajetreado y bochornoso. Nosotras estuvimos riendo durante toda la película pero entiendo que muchos de los detalles que nos hacían reír son casi exclusivos de comprensión femenina, como la relación entre Annie (la protagonista) y el policía o la fiesta parisina en la que hay una fuente-fondue de chocolate y regalan perritos con boina rosa a las invitadas. Eso por no hablar de la delirante escena que aparece durante los créditos en la que Melissa McCarthy da la puntilla final al personaje grotesco y completamente desinhibido al que da vida durante el metraje.

Sin duda alguna La boda de mi mejor amiga pasa a formar parte del repertorio de películas que nos levantan el ánimo el típico sábado de bajón en el que nos reunimos para consolar a una amiga en problemas, junto con la ya mencionada Sexo en Nueva YorkLa cosa más dulce, que en el 2002 ya anticipaba esta oleada de producciones menos edulcoradas para chicas que simplemente quieren pasar un buen rato.